Diferencias entre sistemas de impresión

Diferencias entre sistemas de impresión

Al comienzo de mi carrera profesional como diseñador gráfico aprendí a familiarizarme con los diferentes sistemas de impresión y cómo diferenciarlos.  Si echas un vistazo a tu alrededor es posible que encuentres una gran cantidad de objetos impresos. Prácticamente todo lo que nos rodea tiene comunicación visual impresa. Te contaré para que se utiliza cada sistema, qué tintas se utilizan y cómo puedes diferenciarlos.

Offset, el sistema de impresión por excelencia

Este sistema es uno de los más utilizados por su rentabilidad y calidad en grandes tiradas. En el proceso de impresión se utiliza agua, por tanto,  las tintas deben ser oleosas para evitar escurridos. La forma impresora consiste en una plancha de aluminio sin ningún tipo de relieve. Estas planchas tienen una emulsión lipófila sensible a la luz. Tras la insolación de la plancha bajo el fotolito, las zonas que no desaparezcan de la emulsión atraerán la tinta oleosa y el resto el agua.

Normalmente se emplean cuatro planchas, una para cada color de cuatricromía (cyan, magenta, amarillo y negro) aunque es posible usar otras para tintas planas, como los colores Pantone. Se pueden conseguir bastantes tonos gracias a una trama de puntos con diferentes inclinaciones, aún así la gama es inferior a la impresión digital.

Este sistema es exclusivo para formatos de papel, aunque existe una evolución que utiliza tintas UV, denominado Offset en seco, que se puede emplear incluso con metales.

Ventajas:

  • Se consigue una imagen de alta calidad y definición.
  • Se puede utilizar en cualquier tipo de papel.
  • Las planchas son de rápida y fácil producción.
  • Larga duración de las planchas porque no hay contacto directo entre plancha y el soporte, la imagen es transmitida por la plancha a un rodillo de caucho.
  • En grandes tiradas de producción el precio es inferior y la velocidad es mayor a cualquier otro sistema.

La mejor manera de reconocer el Offset es mediante un cuentahílos, observando la gran definición que tienen las letras en sus bordes y la trama en forma de amplitud modulada. Las líneas, en ocasiones, producen un efecto reventado producido por la repulsión agua-tinta.

Flexografía, el rey de los envases

La flexografía es el sistema más utilizado para imprimir sobre plásticos. En los últimos años ha mejorado notablemente su calidad, pero  necesita de un ajuste minucioso, con estrictos controles para evitar desperfectos. Aun así el nivel de detalle es inferior al huecograbado o el offset.

Las tintas son líquidas solventes o acuosas permitiendo un secado rápido y una mayor velocidad. Son translúcidas, haciendo que los colores se mezclen en una gama de tonos muy amplia. Las planchas son flexibles y con una imagen en relieve e invertida que se traspasa de forma directa al soporte. Aunque el soporte estrella es el plástico puede imprimir sobre todo tipo de materiales como el papel o envases de cartón.

Ventajas:

  • Multitud de soportes
  • Las planchas soportan tiradas largas
  • Sistemas mecánicos y mezclado de tintas más simples y sencillos de mantener

Observando con atención veremos que las tramas de este sistema presentan forma de rosquilla, debido a que la plancha, al ser flexible, se deforma y no reparte por uniformemente la tinta en toda su superficie. Esto es mucho más notable en los bordes de las letras, en las que aparece un efecto escurrido con un borde externo sobre el carácter. En las zonas de color sólido también se puede apreciar una heterogeneidad fruto de la tinta líquida.

Huecograbado, calidad impresa

Es el sistema analógico que mayor calidad aporta, pero debido a su alto coste, únicamente se emplea en tiradas muy grandes sobre soportes plásticos o papeleros. Requiere de una gran maquinaria, que a su vez es muy resistente al deterioro.

Éste método se basa en unos cilindros de gran tamaño en los que se graban, mediante láser, unas celdillas o alveolos de diferentes tamaños y profundidades en su superficie, dando lugar a una forma impresora con huecos en bajo relieve. Por ello admite impresiones de un ancho mayor que otros sistemas. Las tintas son líquidas disolventes y de secado muy rápido por lo que se pueden trabajar a gran velocidad y aplicar mayor cantidad, aportando colores más vivos y oscuros si se desea.

Ventajas:

  • Gran resistencia al deterioro para tiradas muy grandes.
  • La mejor calidad de imagen y precisión de detalles de todos los sistemas.
  • Colores más vivos y negros más oscuros.

A vista de cuentahílos los bordes de las letras no se presentan definidos, si no que muestran una serie de círculos producidas por el bajo relieve. La trama del huecograbado también es muy característica y fácil de reconocer, con una forma cuadriculada producida por los alveolos del cilindro.

Serigrafía, sistema de impresión versátil y artesanal

La serigrafía es un método de impresión más artesanal, para largas tiradas el sistema puede automatizarse consiguiendo abaratar su coste. El tipo de soporte puede ser de todo tipo, siendo los más habituales papel, textil o plástico. Sus usos más frecuentes son camisetas o cartelería. La transferencia es de forma directa mediante una malla enmarcada y tensada. Se usa un fotolito positivo sobre el que se aplica una emulsión. El fotolito se pone sobre la malla y al insolarlo las partes que reciben luz se endurecen, haciéndose impermeables y la zona de la malla cubierta por la parte opaca del fotolito será permeable.

La tinta es consistente, grasa o disolvente y se aplicará con una rasqueta de caucho sobre la malla hasta que toda la zona permeable está empapada y pase al soporte colocado debajo.

Se pueden lograr tonos degradados mediante la técnica de semitonos. Puedes ver como la utilicé y sus resultados aquí.

Ventajas:

  • Imprime en diversos materiales; papel, vidrio, madera, plásticos, textil, cerámica, metal, etc.
  • Impresión sobre soporte de variadas formas; plana, cilíndrica…
  • Impresión en exteriores; vehículos, puertas, vitrinas..
  • No daña el soporte al recibir una débil presión al estampado.
  • Logra fuertes depósitos de tinta obteniendo colores vivos y con resistencia.
  • Amplia selección de tipos de tinta.
  • Obtención de colores saturados, transparentes, fluorescentes, brillantes, mates, metalizados.
  • Simplicidad de proceso y de equipamiento, lo que permite operar con sistemas manuales.
  • Existen también equipos automatizados para producciones altas.
  • Es rentable tanto en tirajes cortos como largos.

El primer signo notable de la serigrafía es el relieve que deja la gran cantidad de tinta utilizada. Al observarlo con cuentahílos podremos ver los pequeños cuadrados de la malla. Los bordes de la imagen también suelen ser irregulares.

Tampografía, excelente para merchandising

La tampografía es uno de los métodos más utilizados para merchandising e impresión sobre soportes con formas difíciles. Utiliza tintas solventes, con una forma impresora en bajo relieve o hueco, que transfiere de forma indirecta sobre el soporte mediante un tamón de silicona. Imprime sobre todo tipo de materiales ya sean plásticos, metales, maderas, etc.

Impresión digital, el más habitual en el día a día

En este caso solo os voy a hablar de la inyección de tinta, dejando de lado la impresión láser, ya que su uso es más limitado a papeleo de oficina por su rapidez.

La inyección de tinta se emplea sobre todo en papel y vinilo ofreciendo en los últimos tiempos una buena calidad de imagen y color, siendo más económico en tiradas pequeñas.

Genera tramas aleatorias, con puntitos donde no debería haber o no son necesarios. En sistemas más modernos y más caros, no se ve ningún tipo de trama y la calidad es notablemente mejor, consiguiendo unos colores muy vivos en impresoras de hasta 9 colores.

¿Necesitas preparar un arte final para impresión?

Contacta conmigo